09:30 - 18:30

Horario atención al público

968 71 20 74 (ext. 3) - 691 36 66 73

Teléfonos de contacto

Lferrer@gestioneslegales.es

Respuesta en menos de 24h

EL TRIBUNAL SUPREMO ANALIZA LOS ELEMENTOS DEL MALTRATO HABITUAL A LA PAREJA EN EL HOGAR

NOTICIA

“Se trata de una situación alimentada por un clima de «insostenibilidad emocional», que se crea por una «violencia psicológica de dominación»

El Tribunal Supremo ha definido, en una reciente sentencia, las condiciones que deben darse para considerar que existe maltrato habitual dentro de una pareja. Se trata de una situación alimentada por un clima de «insostenibilidad emocional», que se crea por una «violencia psicológica de dominación» y es ejercida mediante violencia física, verbal y sexual. 

En el Fallo, el Alto Tribunal confirma la condena a un hombre por violencia familiar manifestada por agresión sexual a la pareja, maltrato a los hijos, maltrato habitual y vejaciones injustas de carácter leve.

El Tribunal apunta que, cuando la víctima está sometida de forma habitual al maltrato, no puede pretender el acusado desgajar y retirar hechos para evitar la construcción de la habitualidad. Asimismo, no puede exigirse a la víctima que, en periodos largos, haga una individualización de las conductas sufridas

Aboga también el Supremo por la sanción individualizada porque el maltrato habitual en la violencia doméstica es un delito autónomo; es un tipo penal que sanciona la habitualidad en sí misma ya que supone un plus de reprochabilidad penal cuya perversidad precisamente se exterioriza por la reiteración, y ello le dota de autonomía frente a los actos individuales que conforman la habitualidad.

En el caso, el convencimiento del Tribunal que practicó la prueba con inmediación es absoluto, pues la declaración de la víctima fue clara y contundente, constituyendo prueba directa de cargo con capacidad para enervar la presunción de inocencia, por su contundencia, reiteración y falta de resentimiento, además de venir los corroborados mediante otras pruebas como la testifical y las periciales.

Además, existe una prueba pericial psicológica que avala una convivencia sumido en un «escenario del miedo». Asimismo, existe un parte forense que evidencia la existencia del forzamiento para conseguir el acceso sexual.

“Fuente de la noticia: noticiasjuridicas.com”