09:30 - 18:30

Horario atención al público

968 71 20 74 (ext. 3) - 691 36 66 73

Teléfonos de contacto

Lferrer@gestioneslegales.es

Respuesta en menos de 24h

El Supremo condena a una empresa por imponer contractualmente la realización de guardias

ACTUALIDAD TRIBUNAL SUPREMO

Los magistrados consideran que se ha vulnerado el derecho de libertad sindical 

El Tribunal Supremo condena a una empresa a indemnizar con más de 3.000 euros a unas organizaciones sindicales por el daño moral producido al imponer a los trabajadores, mediante cláusula contractual, la obligatoriedad de la realización de un servicio de guardias. Los magistrados declaran la vulneración del derecho de libertad sindical en su vertiente de negociación colectiva y anulan la cláusula contractual.

Según explica la sentencia, la negociación colectiva está dotada de un marco claro de actuación que debe respetarse y las previsiones del convenio colectivo no pueden verse modificadas por decisiones unilaterales del empresario ni por la autonomía individual, so pena de vulnerar el derecho de negociación colectiva o soslayar la función negociadora de las organizaciones sindicales, incluso vaciando sustancialmente de contenido efectivo al convenio.

Por ello, no es lícito pactar de manera individual y masiva o en pactos colectivos sin carácter normativo, en términos distintos a los establecidos en un convenio colectivo, como en el caso hizo el empresario al imponer guardias a sus trabajadores.

Contratos

Algunos contratos contenían una cláusula adicional en la que se asumía el compromiso de prestar servicio de guardia, planificadas por el departamento en el que estuviera adscrito el trabajador y en la forma en que se determinase; no obstante, lo curioso es que la cláusula se remitía a lo establecido en el convenio colectivo de aplicación y en su defecto, según lo establecido en la política/normativa interna de aplicación en cada momento.

Y es que, la práctica para realizar la adscripción voluntaria al sistema de guardias venía siendo a través de la remisión, por el trabajador a su responsable, de una comunicación vía email. Y posteriormente, a través del portal del empleado, en cada uno de los usuarios, la empresa habilita una casilla para adscribirse voluntariamente a las guardias por periodos de un año prorrogable.

La cláusula venía incluida en contratos de trabajo celebrados antes de la entrada en vigor del primero de los Convenios colectivos aplicables, pero después la empresa remitió a la plantilla un comunicado en el que pretendía aclarar e informar sobre las guardias, indicando expresamente que una de las disposiciones del Convenio no resultaba de a quienes habían pactado en su contrato de trabajo la obligatoriedad de realizar guardias.

Se informó también que se deshabilitaría la casilla de adscripción voluntaria al sistema de guardias, apareciendo solo en determinados perfiles: «adscrito al sistema de guardias por contrato».

Convenio colectivo

Por el contrario, el régimen del servicio de guardia, que regula el convenio colectivo, establece un sistema de guardia previa información y consulta con la representación legal de los trabajadores, sin perjuicio de que, por razones organizativas, de planificación y distribución homogénea de la actividad laboral, la empresa tenga interés en que se pueda realizar un determinado servicio para eludir su concentración en pocos empleados. Permitiéndose la adscripción voluntaria, por un año, pero renovables, pudiendo quedar eximida su realización por alguna circunstancia.

Por tanto, el Convenio colectivo no impone nada que guarde relación con la práctica empresarial y menos en las condiciones que lo son, alejadas de las previsiones que para las adscripciones voluntarias establece la norma colectiva

Finalmente, el Tribunal declara la nulidad de la cláusula contractual que impone a los trabajadores/as la obligatoriedad de la realización del servicio de guardias y condena a la empresa a indemnizar a los organizaciones sindicales por los daños morales ocasionados.

Fuente de la noticia: «www.noticias.juridicas.com»